Gira tu pantalla para ver la web de Golf Digest

Revista GolfDigest
Golfdigest
Número 227
Febrero 2017

Suscríbete
Foto noticia
Técnica juego largo

Cómo jugar los hoyos difíciles, por Martin Kaymer

El golfista alemán nos ayuda a no complicarnos la tarjeta en los hoyos exigentes
10 enero 2017| Martin Kaymer con Matthew Rudy

Muchos jugadores llegan al hoyo con hándicap 1 del campo que están jugando y piensan en cómo salir de allí sin arruinar su tarjeta. Ser prudente en estos casos es comprensible. Y no digamos si se trata de un campo en el que se disputa un grande, ya que sus configuraciones pueden ser brutales.

Sin embargo, yo estoy convencido de que usted tendrá más éxito si se enfrenta a este hoyo como lo hace con cualquier otro en lugar de ir a lo seguro. Yo utilicé las estrategias que le muestro aquí para ganar dos grandes y le aseguro que también le funcionarán a usted sin importar el hoyo que esté jugando. Es hora de enfrentarse al desafío y dejar de jugar con miedo.

VISUALICE SU GOLPE

Antes de colocarme para dar cualquier golpe –y en cualquier hoyo, fácil o difícil– siempre realizo el mismo proceso mental. Creo una imagen exacta del golpe que voy a hacer en mi mente. Ver la línea de salida concreta, la trayectoria y el punto donde aterrizará y parará la bola es muy diferente a simplemente pegar a la bola y esperar a que acabe en algún lugar seguro. Cuando tiene una imagen específica en su mente y se compromete con ella, su concentración aumenta.

Y esa rutina también es importante para la presión que tiene que hacer al coger el palo. Usted le está dando a su mente algo en lo que pensar en lugar de ponerse nervioso.

NO EXAGERE EL SWING

Los hoyos largos y difíciles suelen intimidarnos desde el mismo tee. Eso es así para que el jugador se sienta incómodo desde el principio. En esos momentos de tensión, es muy habitual hacer el swing más rápido de lo normal. Y cuando cambiamos el ritmo, el swing pierde su sincronía y hacemos un mal golpe en el peor momento.

En un hoyo en el que hay que pegarle duro con el driver, haga lo mismo que haría en un hoyo que le encante jugar. Lleve el palo hacia atrás con su ritmo habitual, sin prisas, y haciendo el mismo swing suave que haría si jugara su hoyo favorito.

PLANIFIQUE SU APPROACH

Las malas decisiones son tan costosas como los malos swings –y muchas veces suelen ir juntos–. Cuando tenga que hacer un approach complicado, no deje que le agobien todos los problemas que hay alrededor del green. En su lugar, preste atención a los fundamentos esenciales como la alineación, apuntar y escoger el palo adecuado para ese golpe.

Una buena planificación ayuda a eliminar cualquier indecisión sobre el golpe, que muchas veces nos lleva a hacer unos swings fuera de control. Un buen swing pensado para combinarlo con su plan podría ser mantener la extensión que siente en los brazos desde el address hasta el finish. De esta manera le pegará sólido a la bola y hará que un hoyo difícil sea más fácil.

RÉCORD DE GOLPES

Batí el récord de golpes en 36 hoyos en el U.S. Open (10 bajo par) en 2014, pero el número que aparece en la bola que uso en cada torneo conmemora el 59 que hice en 2006, mi primer año como profesional. Fue durante la segunda ronda del Habsburg Classic, del European Professional Development Tour, cuando tenía 21 años. Es difícil estar decepcionado con una tarjeta de 13 bajo par, pero no puedo olvidarme de la oportunidad para birdie que fallé en el hoyo 17, un par 5 fácil.

Martin Kaymer ganó el PGA Championship de 2010 y el U.S. Open de 2014, y embocó el putt que le dio el triunfo al equipo europeo en la Ryder Cup del 2012.

Te puede interesar: Cómo disfrutar con sus hierros, por Martin Kaymer

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.