Gira tu pantalla para ver la web de Golf Digest

Revista GolfDigest
Golfdigest
Número 228
Marzo 2017

Suscríbete
Foto noticia
Técnica Fowler

Varias claves para jugar mejor de tee a green

Rickie Fowler nos da unos consejos que mejorarán nuestro juego hasta llegar al green
20 diciembre 2016| Rickie Fowler con Max Adler

Las dos últimas temporadas he pegado a la bola más sólido que nunca. He dejado de tener diferentes pensamientos de swing. He trabajado con Butch Harmon para centrarme realmente en mi address. Cuando me coloco en el address, siempre compruebo que mi barbilla esté alta.

Si la barbilla la tengo pegada a mi pecho, no tendré espacio para que mi hombro izquierdo gire bajo ella y tenderé a inclinarme hacia el objetivo en lugar de enrollarme sobre mi pierna derecha. Así que mi pensamiento en el backswing es mantener una postura amplia.

Muchos golfistas medios se obsesionan con mantener el codo derecho pegado al cuerpo. En lo alto del swing, lo más importante es la posición del codo derecho y que, como dice Harmon, apunte hacia abajo. Lleve las manos tan lejos de su cuerpo como se sienta cómodo y luego, simplemente, vaya a por la bola.

“SUELTO” COMO UN PRO

Ser meticuloso con la colocación es importante pero mi principal prioridad una vez que estoy sobre la bola es estar suelto y relajado. Si siento algo de tensión en los antebrazos, en el cuello o en otra parte del cuerpo, me “suelto” moviendo el palo suavemente.

¿Ve cómo el pulgar está fuera del grip? Agarrar y soltar el palo un poco me ayuda a conseguir sin tensión la postura que quiero. Muevo el palo, miro al objetivo y echo un último vistazo a la bola antes de hacer el swing. En cambio, veo a muchos golfistas que hacen todo lo contrario: Miran la bola, cogen el palo muy fuerte y echan un vistazo al objetivo sin comprometerse con el golpe.

ESTIRE LOS BRAZOS Y EL PALO

En el momento de golpear la bola, pienso en mantener el ángulo que mi columna tenía en el address. Esto me ayuda a que mis pies estén bien plantados en el suelo y quietos. Con una base estable, sólo puedo lanzar mi lado derecho a través del golpe.

Para mí, es como una sensación de lanzar mi palo y mi brazo derecho en línea recta hacia el objetivo (foto 2). En los Pro Am, probablemente el error más común que veo en los jugadores amateur es que se levantan en el impacto.

Estos jugadores tensan las piernas y se colocan sobre los dedos de los pies. Y sin una gran coordinación, este movimiento acaba con la consistencia. Recuerde estirar sus brazos, no sus piernas.

COMPRUEBE SU EQUILIBRIO

Ya he señalado la importancia de estar libre de tensión en el inicio del swing y lo mismo vale para el finish. He estado entrenando muy duro para mantener mi cuerpo en equilibrio cuando realizo mi golpe. Butch dice que los brazos son los verdaderos indicadores de si se ha hecho bien o no y es cierto: Si he hecho un buen swing, sentiré mis brazos sueltos. En cambio, si noto que pierdo el equilibrio, comprobaré que mis brazos se doblan o se estiran para no caerme.

En la fotografía, observe cómo mi hombro derecho está más cerca del objetivo que mi hombro izquierdo, y vea cómo la varilla se encuentra en una posición estable detrás de mi cabeza. Ese es un buen finish.

Rickie Fowler es colaborador de Golf Digest y ha conseguido tres victorias en el PGA Tour. Esta temporada ha quedado 6º en la clasificación de GOLPES GANADOS DE TEE A GREEN:

Esta estadística puede ser un poco complicada pero indica que le saco casi un golpe y medio por vuelta a mis competidores gracias a un mejor golpeo de bola. Como el circuito hace un seguimiento de cada golpe, pueden calcular cómo es cada uno en el campo. Supongamos que la distancia media de un drive en un par 4 es de 260 metros en el primer corte de rough, y desde allí, hay una media de tres golpes para embocar (para par).

Si hago un drive de 290 metros a mitad de la calle, estaré en una zona en la que la media para embocar será de 2,7 golpes. Así que ese drive ha aumentado en 3 puntos mis posibilidades de hacer birdie. Del mismo modo que hay más posibilidades de embocar si dejas la bola con el hierro 9 a 3 metros del hoyo en lugar de a 6. Eso es lo que indica esta estadística.

Te puede interesar: 4 puntos para pegar buenos hierros siempre, por Rickie Fowler

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.